HOSPITALES SOSTENIBLES: HACIA UNA ASISTENCIA MÁS SALUDABLE.

Como disminuir el uso de Radiaciones Ionizantes en Pediatría.

  1. ¿Existen límites de exposición y quién los pone ?
  2. ¿Porqué los niños son más sensibles ?
  3. ¿Que dice la Unión Europea ?
  4. ¿Radiología en Pediatría y cáncer?
  5. ¿Como actuar?
  6. ¿Líneas de desarrollo ?
  7. ¿Quieres material de apoyo para tus presentaciones?
    MATERIAL DE SOPORTE Y APOYO PARA LA DIFUSIÓN.
    DISMINUCIÓN DE LA RADIACIÓN EN PEDIÁTRÍA.  ( power point 2000 o superior)
  8. Rx en nuestros niños. Beneficios y precauciones. Carta para padres
  9. Volver a la página de Hospitales Sostenibles.

¿Existen límites de exposición de radiaciones ionizantes para pacientes y personal médico ?

Desde su constitución en 1928 la Comisión Internacional de Protección Radiológica viene estableciendo, periódicamente, los límites de dosis para pacientes y personal profesionalmente expuesto. Las  sucesivas propuestas recomiendan una progresiva disminución de la dosis máxima permisible. Esta  continuada reducción de los límites no se debe tanto a una evidencia positiva del daño que  producen  las radiaciones sino más bien a una aplicación progresiva del principio de cautela sobre la base del  conocimiento de la incertidumbre y, a la vez, evidente aumento del número de individuos expuestos. Profundizando en esta línea, en 1965 se evita, ya, cifras concretas y se crea el concepto ALARA ( as  low as reasonably achievable).

Volver al principio

¿Porqué los niños son más sensibles ?

Durante los últimos años se produce un clima de especial sensibilización en el entorno de la Pediatría a  partir de la aparición de diversas publicaciones que establecen una relación contrastada entre irradiación  y cáncer a niveles de radiología diagnóstica convencional y Tomografía Computarizada. En Agosto de  2001 la Sociedad de Radiología Pediátrica celebra un Congreso Extraordinario monográfico acerca de  “Radiología, TC Helicoidal y Riesgo de Cáncer” revitalizando el concepto ALARA . La razón estriba en  la  información, ahora conocida, acerca de los efectos cancerígenos evolutivos a raíz de la explosión de la  bomba atómica en individuos que recibieron dosis de radiación en el rango de las generadas por los estudios radiológicos diagnósticos, especialmente incrementadas con el advenimiento de la Tomografía  Computarizada y, sobre  todo,  TC  Helicoidal. Las  claves  son:

 1.-   En el  pasado la mayor incidencia de cáncer en supervivientes de los efectos de la bomba atómica  nunca era superior a los 20 rad, mientras que las dosis recibidas por estudios radiológicos diagnósticos  oscilaba entre 1 – 2 rad. No parecía haber situación de riesgo y las posibles consecuencias eran sólo  teóricas y obtenidas, siempre, a partir de la extrapolación de efectos observados con niveles de  radiación muy superiores.

2.-   Casi sesenta años después de la explosión nuclear se conocen, ya, las cifras directas de pacientes que, entonces en edad infantil, han alcanzado ahora edades propicias a la aparición de los diferentes tipos de cáncer. Se advierte una mayor incidencia de cáncer, estadísticamente significativa, en la población irradiada y se constata que afecta no sólo a niveles de altas dosis sino, también, a individuos  que recibieron dosis en el rango de los 50 mSv, es decir, en el espectro de la Radiología  Convencional y  Tomografía Computarizada.

3.-   La  incidencia  se  incrementa,  de  forma  ostensible,  por  debajo  de  los  10  años  y  progresa  conforme  se  aproxima  al período  neonatal.  Esta  superior  incidencia  parece  relacionada  con  el  mayor  potencial  de  vida,  alta  capacidad  mitótica  y  especial  sensibilidad,  en  la  edad  infantil,  de  algunos  órganos  como  tiroides,  mama  y  gónadas.  La  frecuencia  se  duplica  en  el  sexo  femenino  por  la  presencia  del  cáncer  de  mama  y  factores  hormonales  no  bien  aclarados.

 

Volver al principio

¿Qué dice la UE ?

En  la  Directiva  1997 743 / Euratom  del  Consejo  de  la  Unión  Europea  de  30/ 6/ 97 se  establece  que  todos  los  miembros  implicados  deben  reducir  la  exposición  innecesaria  de  los  pacientes  a  la  radiación.  Y  como  orientación  la  “Guía  de  indicaciones  para  la  correcta  solicitud  de  pruebas  de  diagnóstico  por  imagen” promovida  por  la  Dirección  General  de  Medio  Ambiente  incluye  el  cuadro   de  equivalencias  de  dosis  de  radiación  administrada  en  estudios  radiológicos,  elaborado  por  el  Real  Colegio  de  Radiólogos  del  Reino  Unido  sobre  un  estudio  de  mediciones  en  380  hospitales  durante  el  período  entre  1990  y  1995.  Se  establece  como  unidad  la  radiografía  de  Tórax  por  ser la  técnica  más  frecuente  y,  también,  de  muy   escasa  radiación  (  dosis  < 0´1 ).  Las  equivalencias  más  significativas  son:

 

 Procedimiento  diagnóstico / Radiografías  de  Tórax  / Equivalencia   radiación  ambiente

Radiografía

            Tórax   .......................................           1      ...................... ................       1´5  días

            Cráneo   .....................................           3´5   .........................................     11      “

            Abdomen   .................................         50      ..........................................      6  meses

            Estudio  digestivo   ....................       150      .. .......................................    16      “

            Enema  opaco   ..........................       350      ..........................................      3  años

 

Tomografía  Computarizada

 

            Cráneo   ..........................................    115    ...........................................      1  año

            Tórax    ...........................................    400    ...........................................      3´6  años

            Abdomen   .....................................     500    ...........................................      4´5    “

 

La  experiencia  reciente,  observada  la  evolución  de  los  supervivientes  de  la  bomba  atómica,  revela  que,  aunque  pequeña,  hay una  mayor  incidencia  de  cáncer,  estadísticamente  significativa,  en  la  población  irradiada  que  ha  recibido  dosis  en  el  rango  de  los  50 – 100  mSv  e,  incluso,  10 – 50  mSv.   Estos  niveles  quedan  dentro  del  espectro  de  la  Radiología  Diagnóstica  sobre  todo  desde  la  implantación  de  la  Tomografía  Computarizada,  técnica  que,  significando  sólo  un  10%  del  conjunto  de  la  radiología,  supone  el  65%  de su  total  de  irradiación.

Volver al principio

¿Cuál es el riesgo de Irradiación en pediátría y cáncer?

Riesgo  general. 

 a)    Para  una  población  global  el  riesgo  general  de  cáncer  se  incrementa  en  un  10%  cuando  se  recibe  una  dosis  única  de  1  Sv.   Si  se  limita  al   adulto  de  edad  media  el  riesgo  se  reduce  al  1%.   Por  contra,  cuando  se  acota  a  edades  inferiores   a   10  años  asciende  al  15%

 b) La  revisión  de  una  serie  de  casi  5000  niñas  o  adolescentes  con  repetidos  estudios  radiológicos  por  escoliosis   muestra  una  incidencia  de  cáncer  de  mama  similar  al  de  dosis  equivalentes  en  supervivientes  de  la  bomba  atómica.  

c)    El  incremento  de  riesgo  de  cáncer  en  la  población  infantil  por  la  práctica  de  estudios  de  Tomografía Computarizada está relacionado, no sólo con la mayor expectativa de vida y superior  actividad mitótica, sino también con los valores absolutos de radiación profunda recibidos como  consecuencia del menor diámetro corporal. Así, en  estudios  experimentales, se  constata  que  para  un  adulto de 30 cm de diámetro abdominal la dosis profunda en su centro geométrico es del 50%. En un  paciente pediátrico de 10 cm de  diámetro la  dosis central es del  100% .

  Riesgo  individual. 

Se  estima  que  el  riesgo  adicional  de  cáncer  por  la  práctica  de  una  radiografía  es  de  1/1.000.000.  Y  el  de  una  Tomografía  Computarizada,  por  ejemplo  de  abdomen,  supone  un  incremento de 1/2000. Considerando que el riesgo de la población general de padecer cánceres de un 25% el incremento por estudios radiológicos es escasamente significativo, de forma que, para un caso concreto el balance beneficio-riesgo favorece abrumadoramente al beneficio.  Sin embargo, este factor, casi despreciable, cuando se multiplica por el formidable número de estudios  anuales practicados a la población se convierte en estadísticamente significativo. Por ello hoy se admite que la irradiación diagnóstica con fines médicos supone un riesgo  de Salud  Pública.

 

Volver al principio

¿Como actuar en nuestros centros sanitarios?

Es necesario y adecuado la creación de un Comité de Protección Radiológica en cada una de las secciones y hospitales pediátricos, con dos secciones uno técnica y otro clínica. Se considera indispensable la participación de:

1.- Radiodiagnóstico (radiólogos, técnicos y personal auxiliar)

2.- Gabinte de Protección Radiológica (y especialmente físicos)

3.- Pediatría (Jefe de Servicio y de Urgencias, Jefes de Residentes y especialistas en Salud Medioambiental Pediátrica)

4.- Dirección del Hospital

Volver al principio

¿Líneas de desarrollo de los Comités de Protección Radiológica?

Orientadas, en  la literatura actual, a los estudios de Tomografía Computarizada, en base a su alto nivel de radiación. Las recomendaciones generales son:

          --    Realización, exclusivamente, de los estudios necesarios. Evitando el someter a pruebas innecesarias a la población. Es el principio de justicia ambiental.

         --    Ajuste de parámetros de exposición a TC específica pediátrica 

         --     Incorporación de estudios de baja resolución (miliamperaje 50%)  y campo limitado. Suficientes  en  la  mayoría  de  casos. 

         --     Parámetros específicos en función de órgano–sistema estudiado.

         --     Protección de bismuto para órganos de superficie).                                                                                                 

             Sin embargo, cabe un planteamiento más amplio de reducción de dosis en el conjunto de la  Radiología Diagnóstica. En nuestro Hospital Infantil, de acuerdo con las posturas actuales, y, en línea con medidas adoptadas en otros centros, se propone, en Abril de 2002,  un  nuevo  impulso encaminado  a la reducción de dosis general en pacientes pediátricos, en el seno COMITÉ DE PROTECCIÓN RADIOLÓGICA EN PEDIATRÍA, en la que trabajamos clínicos, radiólogos, físicos, directivos, auxiliares, Se  establece  cuatro  vertientes  de  actuación:

            1.-  Optimización  de  Irradiación  en  Radiodiagnóstico

                                     Radiología  Convencional      

                                     Tomografía  Computarizada  

               2.-  Racionalización  de  Estudios  Radiológicos

    Revisión de indicaciones de estudios  convencionales  y de TC que por su gran frecuencia o carga de  radiación justifican una mayor racionalización. Inserción de esta actualización de protocolos en la Guía  Clínica del Hospital.

              3.-     Implantación  de  Tarjeta  Individual

                     Promovido por los Departamentos de  Protección Radiológica e Informática.  Iniciación  del  proyecto de implantación de la Tarjeta  Individual  de  Irradiación  en  el  Departamento  de  Neonatología  del  Hospital  Infantil. Fórmulas próximas  se  han  planteado,  recientemente,  en  otras  Comunidades  ( proyecto TIERI en la Comunidad de Madrid ).

             4.-  Información  a  usuarios  y  población  general.  

Apartado imprescindible para conseguir,  evitando un clima injustificado de alarma, la progresiva sensibilización social en relación a los riesgos  potenciales de la radiación. A  través de la Dirección General de Salud Pública de la  Consellería de  Sanidad, el Comité de Protección Radiológica del Hospital Infantil ha incorporado al libro de información  a familiares un texto de información  básica y recomendaciones generales.   

Volver al principio

Pediatric Environmental Health Speciality Unit Valencia.
Copyright © 2004  [PEHSU-VALENCIA]. Reservados todos los derechos.
Revisado el: 28 de mayo de 2010.